Inicio > Uncategorized > Apuntes de trabajo social 2

Apuntes de trabajo social 2

DESAFIOS PARA EL TRABAJO SOCIAL EN UN MUNDO GLOBALIZADO

 

                Es evidente que el escenario actual, tanto nacional como internacional, se describe y resume en un solo proceso, La Globalización. Nada ni nadie escapa o puede obviar estar inmerso dentro de este fenómeno mundial característico de nuestros tiempos, de este sistema capitalista que día a cía invade nuestro vivir y todos los espacios de la vida humana (lo económico, lo político, lo social y lo cultural), ganando adeptos y detractores.

            La globalización como proceso de apertura mundial de las economías nacionales al plano internacional y como proceso de homogeneización política y cultural, ha venido generando fuertes procesos de discusión, investigación, crítica y análisis de parte de expertos, cientistas (sociales, económicos, humanistas, etc.), universidades, naciones y de la sociedad en general, tanto por sus efectos benéficos como por aquellos que no lo son.

            Pareciera ser que la globalización junto con el sistema neoliberal que la solventa no beneficia a todos los países y a todas las personas  por igual. Es más, pareciera ser que sólo incrementa ganancias, utilidades y poder económico en las manos de unos pocos (países dueños del capital como E.E.U.U, Japón y Europa, empresas transnacionales, etc. ), dejando cada vez más vulnerables a los que están al otro lado o en la otra cara de la moneda(países en vías de desarrollo, pequeñas y medianas empresas, obreros, etc.). Mirando de esta manera, la globalización traería más bien un crecimiento económico para algunos que desarrollo integral para otros.

            Pero bien, la idea de este ensayo es plantear o sugerir cuáles podrían ser los principales desafíos a los que se ve enfrentado el Trabajo Social dentro de una sociedad globalizada y globalizante y no brindar un exhaustivo análisis del proceso de globalización. La idea de comenzar e introducir  el tema planteado es dar a conocer en qué contexto se está desarrollando y posiblemente se desarrollará nuestra profesión, sin querer o pretender tener la verdad absoluta o afirmar que sólo estos son los  posibles desafíos a los que se enfrenta la profesión.

            Dentro de este marco general (la globalización) que hace de la sociedad actual una realidad dinámica, cambiante y compleja, donde cada día surgen nuevos y mayores problemas desafiantes para todas las  profesiones y en este caso específico para el Trabajo Social, supone también, nuevas y mayores exigencias y demandas para la profesión, debido a que el Trabajo Social está enfrentado con más problemáticas de fondo que el resto de las profesiones. “El Trabajo Social busca conocer la realidad social para construir proyectos e intervenciones de transformación que pretenden mayor justicia social, igualdad de oportunidades, en definitiva, un mayor bienestar humano”[1]. Desde esta perspectiva, el objetivo del Trabajo Social es amplio y sus formas de intervención en una determinada realidad diversa y, muchas veces indefinidas, es decir, deben ser constantemente evaluadas, cuestionadas y renovadas por parte de los profesionales que las realizan.

            Todo esto presupone grandes y variados desafíos para la profesión, especialmente a nivel teórico, a nivel práctico en su quehacer y accionar diario, a nivel de formación, de identidad y en áreas como: la educación, la salud, la cultura, etc.

            A partir de lo antes señalado, se considera que entre los principales desafíos de la profesión del Trabajo Social se encuentran:

I)                   DESAFIOS A NIVEL TEORICO:

 

Existe una estrecha relación entre investigación y Trabajo Social. “Esta relación está profundamente marcada por la propia práctica profesional que realizamos. Investigar para los Trabajadores Sociales remite en forma particular, a una pregunta por la transformación de situaciones sociales. En este sentido, el interés de la investigación para nuestra profesión, no sólo apunta a comprender y/o explicar los fenómenos sociales, sino que por sobre todo, el cambio de situaciones  deficitarias en las cuales existen interese, valores, poderes, historias que constituyen los problemas sociales, En definitiva, la pregunta a investigar del trabajador social refiere siempre a una dificultad social que es preciso resolver”.[2]

Esto significa valorar nuestra acción investigativa y, además, aumentar, mejorar nuestras investigaciones construyendo y reconstruyendo nuestro propio conocimiento rico en experiencias en terreno en un contacto real y directo con la realidad, la que engloba a los sujetos, familias, comunidades, etc. El desafío también radica en la elaboración de marcos teóricos, metodologías y conceptos claves para la comprensión de nuestro entorno y de nuestro quehacer social y de esta forma, poder elaborar estrategias de intervención más eficaces y acordes al contexto que vivimos.

II)                 DESAFIOS A NIVEL PRACTICO:

 

Una de las críticas actuales que se le hacen al Trabajo Social (especialmente al de tipo asistencialista) es la de dedicarse a aliviar los efectos negativos o síntomas del problema para el individuo o grupo afectado, sin enfrentar las causas de fondo o de tratar de introducir cambios de envergadura en la institución específica que se visualiza como la causante del problema y no intentar, por lo tanto, una intervención que procure una reconstrucción de la sociedad, al introducir, modificaciones de importancia en el sistema institucional vigente, tratando de eliminar las desigualdades sociales que están en el fondo de los problemas.

Dado que casi todas las políticas y programas sociales se inscriben en el primer enfoque (asistencialista) y que los trabajadores sociales intervienen desde y a partir de una determinada política o programa, se realiza generalmente, una atención inmediatista y coyuntural del problema que afecta a un individuo o grupo y no permitiendo una intervención más profunda tendiente a quebrar o romper las pautas de mantenimiento de la situación problema.

El desafío entonces es tratar de comenzar a intervenir en la realidad más profunda e integralmente y, en la medida  que el tiempo y las exigencias de eficiencia que las instituciones demandan actualmente, analizar, reflexionar y evaluar la acción práctica con el objeto de teorizar sobre ella y mejorar nuestro trabajo profesional.

III)               DESAFIOS A NIVEL DE  FORMACION PROFESIONAL:

 

Entre los principales desafíos que se le presentan a la profesión a nivel de formación están:

a)       Adaptar la malla curricular en centros de formación profesional, esto significa reordenarla y ajustarla a las exigencias y demandas de la sociedad actual.

b)       Formar profesionales a través de una malla moderna, actualizada en conocimientos teóricos y prácticos como: informática, manejo de tecnología de punta, situación medio ambiental, derechos humanos, etc.

c)       Fortalecer la formación profesional en conocimiento y manejo de DDHH y participación social.

d)       Formar profesionales capaces de intervenir en el sistema privado el cual cada día toma mayor relevancia en el sistema social actual, perder el temor  a intervenir en espacios laborales no tradicionales o donde ha habido escasa intervención.

IV)               DESAFIOS A NIVEL DE IDENTIDAD PROFESIONAL:

“El Trabajo Social tuvo, tiene y tendrá identidad, la cual se ha caracterizado social e históricamente por significantes mitos y ritos que organizaron y organizan nuestro mundo simbólico. Nuestra labor se ha caracterizado por una serie de atributos muchas veces míticos como: “Ayudar a los pobres”, “personas de buena voluntad que asisten a carenciados  o con necesidades insatisfechas”, “personas que orientan, dan consuelo, aconsejan a pobres espirituales y materiales”, etc.”.[3] En definitiva, el Trabajo Social ha construido su identidad de manera más bien pasiva, desde la visión de otros más que de la visión de sí mismo.

El desafío en torno a esto, es contribuir como profesionales a la construcción de una identidad más activa, a partir de nuestro propio imaginario colectivo. Una identidad centrada en valores mucho más activos, que nos den una identidad mucho más presencial que hasta ahora, como ser: la lucha por la equidad, la toma de decisiones, una intervención centrada en el hacer y de sostener una postura ética colectiva frente al mundo de hoy. Esto significa, que se escuche nuestra voz, que se note nuestra presencia, es preciso que nos sintamos capaces como cualquier otro profesional del área y de otras áreas creernos el cuento que nuestra intervención, integral y holística en los problemas sociales con una sólida base humanista es un rasgo distintivo que nos diferencia y nos brinda identidad profesional e incluso reconocimiento.

                Es importante señalar que:” Ninguna identidad comprende e integra un proceso acabado, sino que expresa una constante o permanente calificación y recalificación teórica con una aspiración que no debe ser individual sino a través de un proyecto colectivo entre nosotros y con los otros”.[4]

V)                  DESAFIOS EN EL AREA EDUCACION:

 

En tiempos globalizados donde se requiere una educación y formación de recurso humano calificado y preparado para los desafíos del entorno, la participación y contribución de los trabajadores sociales es indudable.

Se hace indispensable un Trabajo Social vinculado a la educación de sectores populares, en  un mundo en que las diferencias básicas de los grupos sociales estarán medidas por el grado de desarrollo de sus capacidades técnico – productivas.

VI)               DESAFIOS EN EL AREA LABORAL:

 

“En esta sociedad global los que poseen el rol protagónico en el desarrollo ya no es el Estado, ni los políticos, son los empresarios privados. El Estado es visto con sospecha aún en su rol social frente al cual se ubican las organizaciones no gubernamentales que en su acumulación de experiencia histórica de acción social le hacen ver al Estado como una pesada máquina burocrática incapaz de responder adecuadamente a las nuevas formas de exclusión social”.[5]

El escenario laboral más común de los últimos años está marcado por la baja retribución monetaria de la mano de obra no especializada, la inestabilidad laboral y el  desempleo masivo por cambios en sectores completos de la economía, en un período de ajuste de la economía mundial. Todo esto debería colocar a la reconversión laboral y a la actividad económica microempresarial en el centro de las preocupaciones del Trabajo Social.

En  este escenario Trabajo Social tiene por desafío ubicarse en los nodos de la intermediación laboral, facilitando la reconversión y reinserción laboral y potenciar las capacidades emprendedoras de los marginados, entendiendo las reglas de la informalidad y las políticas del incentivo de la microempresa.

VII)             DESAFIOS EN EL AREA CULTURA:

 

Uno de los aspectos nocivos de la globalización es la homogeneización cultural, es decir, la pérdida de las identidades y culturas locales nacionales y el sometimiento de éstas a una cultura universal consumista, moderna, yanqui y europeizada.

El desafío para el Trabajo Social en este contexto es el rescate de las culturas e identidades locales nacionales, generar y potenciar espacios de expresión que impliquen procesos de comunicación local, artísticos y culturales, el rescate del discurso de las clases excluidas o marginadas del sistema, la valoración del aporte de las culturas locales, por ejemplo: las culturas indígenas.

VIII)          DESAFIOS EN EL AREA SALUD:

 

El área salud es una de las áreas donde el Trabajo Social interactúa más directamente con individuos, grupos y comunidades, ya que el tema salud es uno de los temas que las personas le atribuyen mayor relevancia en sus vidas.

El desafío de esta área es aprovechar este contacto directo y potenciar espacios de participación social posibilitando un clima de auto – responsabilidad y auto – gestión en materia de salud poblacional y también contribuir además, a una mayor sensibilización de parte de otros profesionales (como médicos, matronas, etc.) ante los problemas de salud de la gente que no sólo implican un desequilibrio físico, sino además, un desequilibrio psicológico y social producto del entorno que les rodea.

CONCLUSIONES

Existen otras áreas de intervención como el área de seguridad social, el área privada, etc. que no se han querido abordar porque esto significaría un tipo de ensayo más exhaustivo. Sólo se ha querido abordar los desafíos desde las áreas o ámbitos  más significativos para el Trabajo Social o más tradicionalistas.

Expuesto lo anterior, se deja ver cuan variados y enormes son los desafíos para la profesión en una época globalizada.

Quedaron pendientes los desafíos a nivel de políticas sociales, donde el rol y los desafíos para los trabajadores sociales son de gran envergadura. En éste ámbito, es preciso señalar de manera general, que es importante un trabajador social evaluador, crítico y diseñador de políticas más que implementador de ellas. Que se esfuerce en no seguir la tradicional intervención mantenedora del sistema o del status quo, que contribuya a un verdadero cambio social y que su quehacer se transforme en un verdadero aporte para la sociedad, en especial de aquellos individuos o grupos más excluidos en esta sociedad globalizada.

 

BIBLIOGRAFIA

  • El impacto económico y político de los procesos subordinados de globalización: implicancias para el Trabajo Social. Leonardo Oneto Piazze, XVI Congreso Latinoamericano Escuelas de Trabajo Social, Noviembre 1998, Santiago, Chile.

 

  • El imaginario social del colectivo profesional. Teresa Dornell, Cristina Rovira, Ponencia presentada en el Primer encuentro de Escuelas de Trabajo Social del Cono Sur, Santiago de Chile, Mayo de 1993.

 

  • Dilemas y desafíos de la profesión de Trabajo Social. Gabriel Gyarmarti, profesor del Instituto de Sociología de la Pontificia Universidad Católica de Chile, durante el Encuentro Nacional de Asistentes Sociales de Salud,  realizado en Santiago de Chile el 07 de Julio de 1995.

 

  • El sentido de la investigación en Trabajo Social: desafíos epistemológicos y políticos de la acción social. Cecilia Aguayo Cuevas.

 

                                                                                 


[1] Cecilia Aguayo cuevas: el sentido de la investigación en Trabajo Social, página 9.

[2] Cecilia Aguayo cuevas: el sentido de la investigación en Trabajo Social, página 1.

[3] Teresa darnell. Cristina Rovira: El imaginario social del colectivo profesional, 1993,página 83

[4] Teresa darnell. Cristina Rovira: El imaginario social del colectivo profesional, 1993,página 87

[5] Leonardo Oneto Piazze: El impacto económico y político de los procesos subordinados de globalización…, 1998, página 2.

Categorías:Uncategorized
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: